¡Oferta!

LOTA Jarra para ducha nasal

6,24 5,62

No nos quedan, pero puedes comprar los que necesites y los enviamos en unos pocos días

Descripción

LOTA Jarra para ducha Nasal

jala-neti

Preparación: Calentar agua a la temperatura corporal, diluyendo una cucharadita de sal y una de bicarbonato sódico por cada medio litro.

Se utiliza una lota, utensilio de plástico con un tubo que se introduce por nariz.

Limpieza: Introducimos la lota con agua por una fosa nasal. Ladeando la cabeza y ajustando hacia delante el tronco se consigue una posición en la que el agua cae hacia la otra fosa nasal por la fuerza de la gravedad. Dependiendo del tamaño de la lota, se suele descargar una o dos veces en cada fosa.

Es importante abrir la boca y respirar por ella normalmente. De esta forma, se evita un efecto de vacío.

Secado: Una vez concluidos ambos lados, manteniendo el tronco ligeramente inclinado, hay que espirar fuertemente. Repitiendo unas 10 veces por cada lado (con la cabeza mirando hacia arriba, hacia abajo, y ladeada a izquierda y derecha) la nariz se seca. Se puede cerrar una fosa con un dedo y espirar fuertemente por el otro para secar en profundidad, teniendo precaución de no hacerlo muy fuerte para que el agua no pase al oído. El secado es muy importante. Hay que repetirlo hasta que se note la nariz perfectamente seca.

Precauciones: Se puede practicar en cualquier momento del día salvo después de las comidas.

El paso del agua debe ser sin molestias. Debe ocurrir de forma natural y sin forzar. Cualquier sensación de dolor suele indicar un exceso o un defecto de sal y/o bicarbonato.

Beneficios: Con Jala Neti se eliminan residuos de la nariz y los senos nasales: polución, pólenes, mucosidades. Ayuda a respirar mejor, previene contra enfermedades como asma, resfriados, bronquitis, sinusitis y alergias. Por la conexión con otras zonas del cuerpo, sus beneficios se extienden a garganta, oídos y ojos.

A nivel profundo, alivia tensiones de la cara, dando alivio y relajación mentales. A través del sistema nervioso, mitiga malestares como ansiedad, depresión, epilepsia y migrañas.

Equilibra la respiración entre ambos lados de la nariz, armonizando la actividad de los dos hemisferios cerebrales.

Espiritualmente, ayuda al despertar de ajna chakra.

Coclusión: es una práctica muy sencilla, y sus beneficios son más de los que pueden parecer a simple vista. Se puede hacer incluso todos los días, manteniendo la nariz despejada y sana y dándonos relajación, salud y autoconfianza.